23 de marzo de 2018

Stallone Vs. Schwarzenegger: ¿Quién ganaría en una pelea?

Por Aitziber Polo

Actualmente pasan juntos hasta la Navidad, pero hace veinte años, mientras se forjaban su carrera como las leyendas del cine de acción que son, Arnold Schwarzenegger y Sylvester Stallone no se podían ni ver. Luchaban en la misma liga, y no daban tregua a la eterna rivalidad de saber quién era el mejor.
El próximo viernes 30 ambos coparán por igual la tarde y la noche de Paramount Channel con el mejor cine de acción: Rocky Balboa (18:00), Conan el destructor (20:00), Acorralado (Rambo) (22:00) y El fin de los días (23:50). Y nos preguntamos, ¿qué pasaría si sus personajes tuvieran que verse las caras en el ring? ¡Que comience el combate!
Mucho antes de que se popularizase el "Hulk, aplasta", ya estaba Conan el bárbaro haciendo papilla a sus oponentes. Fue uno de los primeros papeles de Arnold Schwarzenegger, que dio la talla (y nunca mejor dicho) como el personaje de los tebeos de Robert E Howard. Un guerrero cimmerio con un poderío con la espada y en el combate cuerpo a cuerpo, tan descomunal como sus músculos.
En el lado opuesto de la lona, John Rambo, un ex boina verde azotado por las consecuencias de Vietnam. Rambo ha perdido mucho en la guerra y sigue preso de haber combatido en ella. Es un lobo solitario que se ve despreciado y acosado a su regreso a casa, completamente desvalorado el hecho de que siempre haya actuado luchando por su país.
Y el punto es para… Conan el bárbaro. No dudamos de que Rambo es uno de los mejores soldados que ha adiestrado el ejército, pero su situación psicológica no le favorece. Es un hombre que no busca pelea, sino lograr vivir en paz. En este caso gana la fuerza bruta, y es que, ¿a quién no tumbaría el grandullón de Conan?
Tiene Rocky Balboa mucho de Sylvester Stallone. Ambos son hombres que se han hecho a sí mismos; la viva imagen de que persistir en lo que uno quiere, acaba dando sus frutos. Rocky es un hombre de pocos medios económicos, pero poseedor de unos puños de acero. A base de tesón y de un corazón que no le cabe en el pecho, llega a ser el campeón de su propia historia.
A su oponente, Jericho Cane, tampoco le falta entrenamiento. Además de contar con el imponente armazón de Schwarzenegger, el protagonista de El fin de los díases un ex policía convertido en vigilante de seguridad. Si buscas un tipo fiel y leal que te cubra las espaldas, ese es Cane.
Pero de nuevo, Jericho es un hombre destrozado por la pérdida de su familia. El sentido de su vida se esfumó con ella, así que no dudamos de que no opondría demasiada resistencia al potro italiano. Sayonara, baby. Punto para Rocky.
Batalla épica donde las haya, la que enfrentase a dos de los personajes más destacados de la filmografía de Schwarzenegger y Stallone. Cada uno, representa como los propios actores, dos modelos diferentes de héroe de acción. Conan es el mejor ejemplo de la fuerza en el sentido más físico de la palabra, mientras que la fortaleza de Rocky se construye a base de trabajo duro, el compromiso por no tirar nunca la toalla, y la capacidad para levantarse cada vez que lo golpea la vida. La espectacularidad del bárbaro en un mundo de espadas y brujería es innegable, pero es Balboa, un tipo corriente y de a pie, quién nos asesta un derechazo al corazón, y quién nos enseñó que todos podemos llegar a ser muy grandes si sabemos sacar partido de nuestras habilidades.
El que la sigue la consigue, como nuestro invicto rey del cuadrilátero. Y para vosotros, ¿quién sería el campeón? No os perdáis el maratón de leyendas de la acción, el viernes a partir de las 18:00 en Paramount Channel.
  • Cine