20 de mayo de 2018

Seis razones para ver 'Una historia verdadera'

Por Ignasi Muñoz

Era 1999 y un cineasta presentó en Cannes una modesta y sencilla película sobre un anciano que hacía más de 500 kilómetros en tractor para visitar a su hermano. Su director no es otro que David Lynch. Una historia verdadera, el hueco donde respirar tranquilo en la filmografía del extraño cineasta, es una de las películas más hermosas de la historia. Y como si eso fuera decir poco, vamos a seguir añadiendo motivos para que no os la perdáis.
Lynch hace películas cuando está enamorado de la historia, sea real o ficticia. Y cuando llegó a sus oídos la aventura de Alvin Straight quedó completamente conmovido. Alvin, a sus 73 años, se enteró de que su hermano se encontraba en estado casi moribundo, y pese a que su relación no era la mejor posible se embarcó en un viaje en tractor para visitarle. El anciano hizo 500 kilómetros por carretera sobre un cortacésped que avanzaba a 10 kilómetros por hora. Una historia real llena de ternura que Lynch rodó en orden cronológico para así vivir exactamente el mismo viaje que Alvin.
Cuando Lynch le preguntó a Fansworth si quería protagonizar la película, este no tenía ni idea de quién era el director. Una vez vista El hombre elefante, Richard le dijo a David que no le gustaba la violencia ni las palabrotas y que haría la película si no incluía nada de eso. Y así fue. Richard Fansworth, mítico actor de westerns, hizo la película poco después de que le diagnosticaran un cáncer terminal, por lo que arrastró durante el rodaje severos dolores que le llevarían a suicidarse un año después. Pero por suerte nos dejó esta actuación para recordarle. Una interpretación llena de matices, dulce, humilde y sobre todo muy hermosa.
Siempre que Harry está en una película, sea protagonista, secundario o incluso figurante, ya es un punto extra para verla. Aquí aparece tan solo los últimos minutos, y en apenas un par de planos, una frase, y una mirada, consigue justificar todo el viaje de Alvin y ofrecer una catarsis silenciosa con la que finalizar la historia. Es difícil olvidar cómo mira el viejo tractor con el que su hermano ha hecho un viaje tan largo. En un segundito cuando nos limpiemos las lágrimas seguimos con la lista…
Angelo Badalamenti pasará a la historia como el compositor más recurrente de David Lynch. Empezaron a trabajar juntos en Terciopelo Azul y seguramente tuvieron su mayor éxito juntos con la famosísima composición principal de Twin Peaks. Pero su mejor obra es la que realizó para Una historia verdadera. Una banda sonora elegante que al combinarse con las imágenes de Lynch toma vida propia y se sumerge directamente en el corazón del espectador.
Hay algo muy importante en las películas que solemos pasar por alto, y es su moraleja. Más allá de los cuentos de hadas, las historias del mundo real como la de Alvin Straight encierran unos importantes valores morales. La película nos habla de temas comunes como la familia, la vejez y la juventud, pero también de otros no tan transitados como la paciencia. De hecho, el ritmo de la película y la construcción del viaje nos obliga a ser tan pacientes como el protagonista. Pero especialmente, de lo que nos habla Lynch es de la importancia y la virtud del perdón. Es recomendable ver la película con la mente abierta para dejar que nos remueva por dentro.
No podíamos acabar una lista de motivos para ver Una historia verdadera sin citar al responsable de todo. Uno de los directores más extraños de la historia del cine demuestra que para ser bueno en el cine experimental debes dominar a la perfección el cine convencional. Y así es esta película, tan sencilla como perfecta. No sobra ni falta un solo plano, no se recrea en la búsqueda de las lágrimas ni se esfuerza por provocar sentimientos, sencillamente deja que salgan solos. Un ejercicio de dirección formidable y para toda la familia, esto último algo único en la filmografía de Lynch.
Por todos estos motivos y muchos que descubrirás por ti mismo, no puedes perderte tu cita con La Filmoteca esta semana. Y recuerda, al acabar estará disponible en Paramount Replay para que la veas todas las veces que quieras. No te olvides los pañuelos.