21 de junio de 2018

Musicales de cine

Por María Robert

Iluminan los ratos, son la cumbre del buen rollo, y tienen la habilidad de hacer flotar al personal sin moverlos un palmo del suelo. Drama o comedia, da lo mismo: los musicales son el género cinematográfico de los soñadores. El Día Internacional de la Música ya está aquí, y, aunque nos ha costado la vida escoger solo diez, lo celebramos como se merece con una pequeña selección de títulos que son pura melodía.
Hace dos telediarios quedaba muy mainstream renegar de los musicales acusándolos de ser un género ñoño y demodé. La cosa cambió radicalmente cuando Damien Chazelle puso a cantar y bailar a Ryan Gosling y a Emma Stone, hechizando a los tontos soñadores de todo el planeta. City of Stars (y toda la patulea de maravillosas composiciones de la banda sonora de Justin Hurwitz) resucitaron la pasión por el género.
Esta vibrante historia de amor ambientada en los años 60 suma infinitos puntos a ritmo de los Beatles. Auténticos himnos que suenan en medio de un apabullante contexto político y sociocultural. Ponemos la mano en el fuego de que para más de un fan de la banda de Liverpool se convertirá, desde ya, en una de sus películas favoritísimas.
¡Sorpresa! Bueno, no. En realidad no es necesario explicar por qué Grease tiene que estar sí o sí en esta lista, ¿no? Acaba de cumplir los 40 y es de esas películas que apetece ver mínimo un par de veces al año. Aunque, si todavía no sabes pronunciar bien You're the one that I Want, te hace falta darle más caña a su soundtrack.
Quizás poner a cantar a Pierce Brosnan no fue la mejor idea del mundo, pero la voz no muy controlada del actor se compensa con creces con mucho humor, más bailoteo, unos paisajes de ensueño y la fantasía de escuchar a Meryl Streep versionando the very best ofAbba. Mientras que llega la secuela, puedes buclear con la playlist.
La última adaptación de la novela de Victor Hugo es de los filmes más imponentes que ha parido el cine en los últimos años. Y una montaña rusa de emociones que oscilan al compás de su excepcional banda sonora. Ojo con el final, que a más de uno le ha provocado ganas de invadir Polonia.
Hugh Jackman le cogió el gustillo a los musicales con Los miserables y repitió el año pasado con este grandioso biopic sobre Phineas Taylor Barnum, un empresario circense que fundó el conocido como "el mayor espectáculo de la tierra". This is me, su tema principal se llevó el Globo de Oro, y una nominación al Oscar. Te advertimos de que no vas a poder dejar de cantarla.
“The hills are alive with the sound of muuusic”. Las colinas y lo que no son las colinas, porque es materialmente imposible disfrutar de esta cautivadora maravilla del cine sin reír y cantar a la par que los hijos del capitán Von Trapp. Alegría en vena aunque pasen las décadas.
¿Es de los mejores musicales de la historia? Es de los mejores musicales de la historia. Una historia de amor incondicional al cine. Y, por supuesto, la escena de Gene Kelly cantando enamoradito perdido debajo de la torrencial lluvia forma parte ya de la galería de momentos imborrables del Hollywood más brillante y colorido.
La joya más veterana de la lista data nada menos que de 1939 y es, simple y llanamente, magia. Además a ella le debemos la existencia de Over the rainbow, un himno musical de todos los tiempos que acompañaría a Judy Garland hasta el final de sus días.
Aunque además de jazz, glamour y espectáculo haya mucha comedia negra y drama en la adaptación cinematográfica de Bob Marshall del musical de Broadway, la banda sonora no pierde ni una chispa de su inmortal iconicidad.
Y hasta aquí nuestro pequeño homenaje a (algunos) de los musicales de nuestra vida. ¡So long, farewell. Auf Wiedersehen, goodbye!
  • Música