11 de junio de 2018

'Lucía y el sexo' derrite La Cinemateca

Por Fon López

Recién estrenado el siglo XXI, Julio Medem se ganó a buena parte del público y la crítica con el que ha sido su mayor éxito hasta la fecha: Lucía y el sexo, que Paramount Network emite el próximo 25 de junio en su franja de La Cinemateca. Una película con muchos atributos (nunca mejor dicho), entre los que destacamos cuatro:
Tras verla triunfar en varias series de televisión, la sevillana dio el salto a la gran pantalla del mejor modo posible: protagonizando su primera película y encandilando a los académicos, que no tuvieron duda en reconocerla con el Goya a la Mejor actriz revelación. Su papel de Lucía sigue siendo uno de los más importantes de su carrera a día de hoy. Tras el éxito que le supuso, protagonizó varias películas en España (Carmen, El otro lado de la cama) antes de marcharse a hacer las Américas. Últimamente la hemos visto trabajar más en nuestro país, curiosamente de nuevo en series de televisión.
Paz Vega estuvo muy bien rodeada en el rodaje. Su partenaire es Tristán Ulloa, uno de los actores más sólidos de nuestro cine y que desarrolla de forma notable un personaje difícil de abordar: un escritor que tiene que superar un trauma del que no se ve capaz de hablar. A Vega y Ulloa les acompañan algunos de los intérpretes de más éxito de la década: Javier Cámara, Elena Anaya y Najwa Nimri, que se marca una de sus mejores actuaciones en la película.
Julio Medem es uno de los cineastas más inclasificables del cine español. Casi siempre rodeado de polémica, culminó con Lucía y el sexo la que fue su época dorada en la industria. Sus tres primeros filmes Vacas, La ardilla roja y Tierra tuvieron presencia en importantes festivales (Tierra llegó a competir en Sección Oficial de Cannes) y Los amantes del círculo polar le consagró como uno de nuestros grandes directores. Tras Lucía y el sexo, su trayectoria ha sido más irregular, pero promete con El árbol de la sangre (estreno el próximo otoño) volver a regalarnos su mejor cine.
Lucía y el sexo es una historia contada en distintos tiempos y a modo de puzle. Algo muy habitual en el cine de Almodóvar, del que el director vasco bebe claramente. Con tramas entrelazadas y numerosos flashbacks y flash forwards, es fácil que el espectador se sienta perdido en algunos momentos, hasta que la luz de Formentera ilumina la película y todo cobra sentido. Cada pieza de la historia encaja a la perfección, en un gran ejercicio de guion del cineasta.
  • Cine