5 de marzo de 2018

Los momentos cumbre de la Gala de los Oscar 2018

Por María Reinoso y Alfonso Caro

La 90ª entrega de los Premios Oscar no pasará a la historia como una de las mejores galas, pero sí lo hará por sus nominados, discursos y denuncia social. Estos han sido algunos de los mejores momentos:
Esta vez la alfombra no se ha vestido de negro, como ya ocurrió en los Globos de Oro. En su lugar, el movimiento Time's Up, que pretende denunciar el abuso de poder en todas sus formas, se ha manifestado en forma de pin. El cambio físico de la reivindicación llegó con los BAFTAs y se ha visto sobre todo en los invitados masculinos al evento con una chapa que adornaba sus bolsillos.
Ashley Judd, una de las denunciantes principales del caso Weinstein y promotoras del movimiento Time’s Up decidió no llevar el pin reivindicativo, pero sí dedicó unas palabras en contra de la estructura social durante su subida al escenario.
Cuando una gala tan grande como esta tiene errores, ya sean técnicos o personales, siempre se convierten en presa de las redes sociales y los medios. No era una sorpresa saber que el presentador Jimmy Kimmel (y muchos otros invitados) harían referencias a la confusión de Warren Beatty y Faye Dunaway durante la gala de 2017, pero sí lo fue con lo que nos encontramos en esta edición.
Con las luces casi apagadas y el ambiente lleno de tensión, el premio a Mejor Película llegó al final de la noche. El decorado del Dolby Theatre se abrió y de él salieron Warren Beatty y Faye Dunaway con una segunda oportunidad en sus manos.
Esta vez Guillermo Del Toro resultó ganador del premio anunciado por las dos estrellas del cine. Esta vez sí, el Oscar a la Mejor Película solo tuvo que ser comunicado una vez.
Aunque Remember me de la película Coco era una de las favoritas para la noche, la actuación de Gael García Bernal, Natalia Lafourcade y Anthony González ha palidecido frente a las candidatas de The greatest showman y Mudbound. Las artistas Keala Settle y Mary J Blige brillaron sobre el escenario como hacía mucho tiempo no ocurría en una gala de los Oscar.
Algo parecido ha ocurrido con los intérpretes de la canción más icónica de Call me by your name, cuya variación en el tema no ha acabado de gustar a los espectadores de la gala.
En 1962, Rita Moreno ganó el Oscar a Mejor actriz de reparto por su participación en West Side Story. Hoy, la puertorriqueña se encargaría de entregar uno de los grandes premios y qué mejor modo de hacerlo que llevando el vestido con el que cogió un Oscar por primera vez.
Según contó Moreno en varias entrevistas durante la alfombra roja, la actriz habría pedido a una casa de costura que reconstruyese el vestido de aquella entrega para honrar todo lo que le dio el musical.
Si bien pocas mujeres terminaron por subir al escenario en esta edición, la lucha feminista tuvo su momento cumbre con el fabuloso discurso de Frances McDormand, que puso en pie a no pocas mujeres y levantó los aplausos más reivindicativos de la noche.
Más allá de las estadísticas y los ratios, que muchas veces pueden ser índices vacíos que no exploran en la causa de las lecturas, el discurso de la actriz acertó de pleno al señalar la necesidad de una mayor incorporación de las mujeres a todo tipo de departamentos involucrados en una producción. Quizá todo cambio tenga que empezar por algún lado, y quizá esta sea la clave para que poco nos vayamos acercando a la paridad de manera natural en los premios de la industria. No se trata de repartir los premios, se trata de asegurar presencia en todos los ámbitos de la industria, y con ella será más fácil todo. Y quizá, ojalá, por fin las mujeres consigan ocupar ese espacio que sin duda merecen.
Igualmente, en estos tiempos en los que la lucha por la igualdad de género ha explorado prácticamente todos los estadios de nuestra vida diaria, que Emma Stone anunciase los nominados a Mejor director puntualizando "Cuatro directores y Greta Gerwig" probablemente dé mucho que hablar hoy al otro lado del charco, porque hay que puntualizar que en inglés no existe un término femenino para las directoras (director o filmmaker son neutros ).
A primera vista puede llamar la atención que Blade Runner 2049 se haya llevado al Oscar 2018 a Mejores efectos especiales, teniendo enfrente títulos tan potentes como La guerra del planeta de los simios, Kong: la isla calavera, Guardianes de la galaxia y Star Wars: Los últimos Jedi (estas últimas con depliegue máximo de recursos por parte de Disney). El caso es que Denis Villeneuve es muy poco amigo de los habituales cromas de estas producciones, y gran parte de sus decorados, vehículos y escenarios fueron recreados en realidad, limitando el uso de recursos digitales al máximo. Un formidable tour de force que quizá a convencido a los académicos en su reconocimiento de una labor tan profesional y artesanal como minuciosa.
Está totalmente fuera de toda duda el negocio paralelo de la moda y los complementos que supone cada edición de los premios más vistos del planeta. Y no nos vamos a engañar, porque nos encantan los modelitos que desfilan por la alfombra roja, porque su elegancia o por la mala elección que suponen. Todos los años dan que hablar e inundan las redes con más mala leche que buen espíritu. Lo que también tenemos claro es lo que sufren algunas de nuestras actrices favoritas para lucir con luz propia en una gala saturada de modelos inalcanzables para la mayoría de los mortales. Pero este año nos quedamos con el pauro de Viola Davis, que al subir al escenario para presentar el Oscar a mejor Actor Secundario tuvo verdaderos problemas para moverse con su vestido rosa flúor de Michael Kors.
Y es que no es para menos. Estamos muy contentos por todos los chilenos y el ambiente de fiesta y celebración que deben vivir en el país sudamericano, porque Una mujer fantástica supone el primer Oscar para Chile, un premio que debería suponer una mayor visibilización de su industria en Estados Unidos, y que refuerza el buen momento que vive el cine latino en la meca del cine (Guillermo Del Toro levantó de nuevo otra estatuilla para México, siguiendo la reciente senda de los grandes Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñarritu).
Conoce a todos los ganadores en el siguiente enlace.