Las 7 diferencias entre ‘Jurassic Park’ y ‘Jurassic World’

Por Pedro Moral

Si eres de los que en 1993 vieron 'Parque Jurásico' y de repente se convirtieron en auténticos expertos paleontólogos, si escuchas la partitura de John Williams y se te eriza el bello, si crees que nunca jamás nadie hará unos dinosaurios tan reales como los de la película, si cada vez que ves una bengala de acuerdas del T-Rex... Eso es que eres de la generación que tuvo la suerte de entrar por primera vez en el parque ideado por John Hammond. Más de dos décadas después, Colin Trevorrow se atrevió a reinventar la saga y el resultado fue pura diversión.

1.- El negocio del siglo

Cuando el multimillonario John Hammond abre las puertas  de su increíble parque temático al Dr. Alan Grant y a la Dra. Ellie Satter, lo hace antes de abrirlo al público. Hay que comprobar la viabilidad del proyecto antes que nada. El resto de la historia ya lo conocen. En esta nueva entrega que ocurría 22 años después, la isla fue transformada, por fin, en ese parque temático ansiado por Hammond. Era, de hecho, el negocio del siglo con 20.000 visitantes al día, con patrocinios millonarios, tiendas de regalos y restaurantes de comida rápida.

2.- ¿Sam Neill o Chris Pratt?

En el filme de 1993 Sam Neill era un prestigioso paleontólogo, aventurero, una especie de Indiana Jones maduro y con fobia a los niños. En la cinta de Colin Trevorrow es Chris Pratt el que asume el rol de macho alfa, con perdón de la hembra, bastante más alfa, interpretada por Bryce Dallas Howard. Chris Pratt es Owen, ni un científico, ni un paleóntologo. Más bien un encantador de velocirraptor, el Cesar Millán del jurásico. Es decir, que si quieres sobrevivir en una jungla repleta de depredadores gigantes, no te separes de él. 

3.- Dinosaurio (animatronic) moribundo 

En el primer filme hay una escena que se gravó a fuego en la imaginación de los espectadores, la de ese Triceratops enfermo que se quedaba en manos de Laura Dern (Dr. Ellie Sattler). El dinosaurio no estaba hecho por ordenador, era un animatronic muy real. El equipo de efectos había resucitado, casi literalmente, a una especie extinta. En 'Jurassic World' ocurre lo mismo con un Diplodocus herido. Parte del dinosario (el cuello y la cabeza) es tan real que el espectador casi puede tocarlo. Un guiño a esa costumbre perdida de evitar los efectos por ordenador para dar más textura, más vida, a las criaturas. 

4.- Jake Johnson, mejor que Samuel L. Jackson

Samuel L. Jackson tenía un tímido papel en 'Jurassic Park' como informático y controlador del parque. No se quitaba el cigarro en toda la película y sudaba la gota gorda para intentar que murieran los menos posibles. El relevo en 'Jurassic World' era Jake Johnson, que muchos conoceréis de la serie 'New Girl'. La diferencia es inmensa, Johnson es más gracioso y la escena más cómica del filme nace de su interpretación bobalicona. Este personaje le daba mucho más brillo y le quita mucha importancia a la película. Y el resultado no podía ser mejor. 

5.- El que más ruge, el más grande

Para esta nueva parte de la saga el T-Rex se ha quedado pequeño. Colin Trevorrow y su equipo de guionistas querían dar vida a uno aún más grande y temible, uno creado científicamente con partes de T-Rex, de rana... y con un ingrediente secreto dentro de su ADN que no se puede decir porque cometeríamos un spoiler de tercer grado. El caos es que el resultado es escalofriante, con una inteligencia que como no podía ser de otra forma causará estragos entre los visitantes del parque. 

6.- Del jeep al vagón esfera

En el primer filme los visitantes del parque se montaban en jeep pintados con colores pastel. Los coches se convirtieron en un objeto mítico para los fans gracias a la escena del Rex en la que los niños casi caen en sus garras. Veinte años después ya no hay jeeps, en su lugar hay unas bolas (casi) indestructibles que sirven como vagones futuristas cuyas instrucciones las explica Jimmy Fallon. 

7.- El velociraptor es amigo

El velociraptor es, sin duda, el dinosaurio más carismático de la saga. En la película de Spielberg era el villano, todavía hay treintañeros traumatizados con la escena de la cocina. En este nuevo título de la saga los velociraptores están educados, reciben órdenes (ojo, solo las de Chris Pratt o Omar Sy) y ayudan a los protagonistas a resolver el estropicio que causa el nuevo y letal dinosaurio. 

  • Extras