20 de febrero de 2018

'Fuego camina conmigo': Así es la precuela imprescindible de Twin Peaks

Por Silvia Martínez

Hemos perdido ya la cuenta del número de veces que escuchamos el claim aquel de "¿Quién mató a Laura Palmer?". Y no nos extraña: El éxito que cosechó la serie creada por Mark Frost y David Lynch, Twin Peaks, ha viajado más allá del tiempo para llegar a crear legiones de fans en nuestros días que, más que contentos, hemos podido asistir a la segunda resurrección de la serie justo el pasado año. Y decimos segunda porque en 1992 un atrevidísimo Lynch decidió estrenar Fuego camina conmigo, una cinta que funcionaba como precuela de la serie y que gran parte del público y la crítica no supo valorar. Nosotros sí y sabemos que vosotros, como fans, también lo haréis. Por eso aquí tenéis las claves que hacen de Fuego camina conmigo un must para entender el universo Twin Peaks.
OJO: (¡Puede contener spoilers!)
Bueno, o casi todo, pues Lara Flynn Boyle (la inseparable amiga de Laura, Donna) no quiso continuar con el legado de Twin Peaks. Pero, si os decimos la verdad, apenas se nota su ausencia teniendo en cuenta que la dueña y señora de la cinta es la mismísima Laura Palmer (Sheryl Lee). Junto a ella, repiten otras caras conocidas del reparto original como la de Ray Wise (Leland Palmer), Grace Zabriskie (Sarah Palmer) o Dana Ashbrook (Bobby Briggs). Especial atención merecen también, no tanto por imprescindibles para la trama sino por mero gusto cinéfilo, las apariciones de Chris Isaak y David Bowie.
Los responsables de la campaña de MK de Fuego camina conmigo deben todavía de estar dándose cabezazos contra la pared por vender la cinta durante los meses de su estreno y posterior proyección en Cannes como una especie de slasher al alcance de cualquiera. Sí, mueren jóvenes como en cualquier película con esa descripción… pero eso es lo único que tiene parecido: Fuego camina conmigo no deja de ser, aunque mucho más oscura y con una esencia totalmente genuina, la precuela de Twin Peaks. Y Twin Peaks no es una serie al uso que permita acceder a su mundo porque sí sin haberse adentrado, primero, entre los árboles de sus bosques ochenteros.
Durante toda la serie fuimos muchos quienes nos preguntábamos por cómo había sido realmente la vida de Laura antes de su desafortunado final. Era la chica más popular del instituto, lo sabemos, pero son muchos los personajes que nos dejan entrever que la vida de la joven no era un camino de rosas. Gracias a Fuego camina conmigo descubrimos cómo fue la última semana de vida de Laura Palmer y comprobamos que, efectivamente, muchos eran los secretos que la pobre llevaba ya ocultando muchísimo más tiempo del que podía soportar.
Siempre teniendo en cuenta que David Lynch tiene de convencional lo mismo que ver cómo un perro de color verde cruza un paso de cebra y que ello conlleva, irremediablemente, que todo lo que aparezca en su cine nunca sea lo que parece ni sea fácil de entender, tras el visionado de Fuego camina conmigo algunas tramas de la serie quedan algo más esclarecidas: El anillo de Teresa, cómo el brazo de Mike se personifica en el mal de El Hombre de Otro Lugar, qué es la garmonbonzia, la conexión entre el queridísimo Dale Cooper y Laura Palmer… Estos aspectos que ya se tocan en la serie aparecen de nuevo en Fuego camina conmigo y, si bien no nos quedan claros a la perfección (¡hablamos del cine de Lynch!), sí podemos empezar a formarnos teorías mucho más precisas.
Si seguís suspirando con cenar en el Doble R, con escuchar la música en directo del Roadhouse y con poder disfrutar de un café endiabladamente bueno con el agente Cooper, Fuego camina conmigo saciará vuestras ganas de Twin Peaks durante hora y media. Y si ya la habéis disfrutado, decidnos: ¿Acaso no vale la pena regresar por unos instantes a la vida de Laura Palmer? El próximo jueves 22 a las 00:30 tenéis una cita con el misterio en nuestra Filmoteca. Y justo después podrás verla en REPLAY. ¡No tienes excusa!