6 de junio de 2018

Diez razones para trasnochar con 'Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón'

Por Fon López

Antes del estreno de Alaska & Mario el próximo domingo 10 de junio, el canal emite este jueves, justo después de la medianoche, Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón, la ópera prima de Pedro Almodóvar en la que Alaska hace de Bom.Si necesitas argumentos para trasnochar y quedarte pegado a la pantalla con esta locura ochentera, aquí te proponemos diez.
La película supuso el debut formal de Pedro Almodóvar en el largometraje. El director manchego, aún lejos de su esplendor técnico y narrativo, compensó con un derroche de ingenio y humor las carencias que aún tenía como cineasta. El resultado, una película loca y divertidísima.
La banda sonora de la película corre a cargo de Alaska y los Pegamoides, uno de los grupos clave del pop español de los 80. La música es un personaje más de un film que nos regaló un hit atemporal: Murciana marrana.
Pepi, Luci, Bom… supone la primera colaboración entre el director y su primera musa. En una película plagada de debutantes e intérpretes amateurs, la Maura ya brilla por encima del resto del reparto y se echa el peso de la película sobre sus hombros.
Cuando aún no había cumplido la mayoría de edad, Alaska sorprende a todo el mundo interpretando a la ama de una masoquista (Eva Siva), con mucho carácter y mal humor. Mucho ha llovido (dorado) desde la loca adolescente que aparecía en esta película a la culta y reservada protagonista de Alaska & Mario.
Pepi, Luci, Bom… supuso un soplo de aire fresco tras tantos años de censura. Drogas, sexo, masoquismo y todo tipo de violencia se representan con una naturalidad impensable en el cine comercial de la España del siglo XXI.
No hay película de Almodóvar que no deje una o varias frases para la posteridad. De Pepi, Luci, Bom… nos quedaremos para siempre con el mítico “hagas lo que hagas, ponte bragas”.
Homosexualidad y travestismo son una constante en los primeros trabajos de Almodóvar, que aportó sus grandes sacos de arena para empoderar a los personajes LGTB en el cine español.
La cinta, rodada en 1979, muestra una España que pasaba del gris al tecnicolor y en la que los herederos del franquismo tenían que convivir con aquellos a los que, hasta hacía poco tiempo, encarcelaban por vagos y maleantes. Aquí, se convierten en protagonistas de la historia.
La película supone uno de los máximos exponentes del movimiento trash en la cinematografía española. La famosa escena de lluvia dorada, el grupo de música llamado Bomitoni Group, el concurso de Erecciones Generales o el policía agresivo chantajeando a Carmen Maura por cultivar marihuana son algunos de los elementos más disgusting del largometraje.
Desde el cartel de la película hasta las escenas musicales, pasando por las pinturas de los míticos Costus, que incluso hacen un cameo en la película, Pepi, Luci, Bom… es una explosión pop como pocas veces se había visto en el cine español hasta entonces.
Si diez razones te parecen pocas, quédate a ver Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón la madrugada del jueves 7 al viernes 8 de junio a las 00:20 horas y seguro que descubrirás muchas más.
  • Cine